miércoles, 7 de septiembre de 2011

Recuerdos metaforizados

Sublime el momento de nuestro encuentro, con ese aroma cada vez más fuerte a rosas. 

La camioneta avanzaba por la vieja carretera, de a poco se adentraba  hacia lo más recóndito del campo. 

Yo percibía algo nuevo en el ambiente.


Recuerdo ese instante claramente, lo recuerdo porque alguien me esperaba al final de la ruta. Ese alguien, a quien yo aun no conocía, pero que después de todo esto se convertiría en indispensable.

Congelé ese momento y aun lo puedo visualizar: Un cielo lleno de nubes blancas que proyectaban sus sombras sobre las montañas. El horizonte lejano y tranquilo. Mil detalles rodeaban el ambiente, lo enriquecían en ese momento cuando el mundo por primera vez me pareció distinto. 

El mundo no cambió ese día, pero cambié de ojos. La vida no me mostró nada nuevo, solo que pude ver lo que siempre estuvo allí pero la apatía había ocultado. 

Pude ver el lenguaje oculto de la creación. Encontré poesía entre las flores y en el atardecer; y en el milagro de la vida se ocultaban mis versos favoritos. 

Al final me esperaba el Creador, que decía que me amaba. Lo conocí y el mundo cambió ese preciso instante. Creo que siempre fue indispensable, y en el momento que descubrí que estaba muerta, Él me dio vida.

blog comments powered by Disqus Configuration variables