domingo, 23 de octubre de 2011

Fotografía - INTRO

Foto: Los Cerros, Manta-Ecuador

En este mundo, en nuestra sociedad, pareciera que el que no tiene fotos no existe. Y sobre todo ahora por las redes sociales que "exigen" actualizaciones después de cada evento importante en nuestras vidas. 
Fotos, fotos y más fotos, fotos de día, de noche; informales, formales, bodas y eventos; de familia y amigos; fotos para toda ocasión, incluso cuando no hay ocasión;  no alcanzaría el tiempo si uno quisiera verlas todas. 

El porcentaje de gente que tiene una cámara fotográfica aumenta, pero no todos saben tomar una buena foto. Entiendo que de por si una foto tiene un valor emotivo, por ser gente o lugares significativos, pero ese "valor" suele limitarse a un circulo muy pequeño, y si una persona ajena al que tomó la foto la ve, no le llama la atención.

Las buenas fotos son como las buenas bromas, 
si se tienen que explicar es que no eran tan buenas .– Anónimo.


jueves, 20 de octubre de 2011

Nueva-mente aquí

No sé si se han dado cuenta de que he dado un "pequeño gran giro" al tipo de mis publicaciones, más palabras :) (no sé si tengo lectores frecuentes; cosa que me gustaría saber, pero ese no es el caso en esta ocasión), quiero mostrar algo, más bien a alguien a quien le debo mi vida.

Nunca me ha gustado eso de separar la vida en partes: lo laboral, lo familiar, lo religioso, lo económico, en fin en cualquier área en que una vida pudiera dividirse; y no me gusta porque no fuimos hechos para ser así.

Antes de ser cualquier cosa (trabajadores, profesionales...) somos personas. Y lo principal en una persona no es cuanto gana ni aun que tan efectivo es en la labor que realice. No se trata de actividades, de lo que hacemos, sino de en qué posición estoy frente a Dios.

martes, 11 de octubre de 2011

Un día a la vez

Algo les ha pasado a mis ojos, que nunca más volverán a ver del mismo modo.
Algo cautivó mi vida hace ya tiempo, pero me sigue conquistando cada día.
Me sigue conquistando Dios porque sigue siendo el mismo y su creación habla de él.

Nos habla con una brisa pero también en los truenos.

Me propuse vivir un día a la vez, sin desear estar en otro lugar y confiando en que estoy donde Dios quiere que yo esté porque estoy confiando en él, sin cerrar mis ojos ante la realidad, y renovando mi decisión de seguirlo con cada amanecer.

¿Qué crees que pasaría si nos propusiéramos de una manera más consciente hablar sobre lo que Dios está haciendo en nuestras vidas cada día?


La foto: Piedra en Crucita-Ecuador.

blog comments powered by Disqus Configuration variables