miércoles, 25 de abril de 2012

Una carta para ti.


Me puse a pensar en qué sería lo que le diría a una persona si tuviera solo una oportunidad de hablarle y tener su atención. Si me dijeran habla ahora y calla para siempre, algo un poco exagerado, pero esto es de verdad importante, no sé si logré extraer lo más importante, pero aquí está. 

Esto es lo que salió, es como una carta personal de mi, para cada persona que lea esto, para ti de todo corazón:

Hay algo en mi corazón y en todo mi ser que es más grande que yo, muy grande como para que yo lo entienda por completo, pero le da sentido a mi vida por completo. Es AMOR, es Dios conquistando mi corazón a cada segundo, es algo que pesa tanto en mi ser que no me lo puedo guardar solo dentro de mi, debo decirlo, compartirlo, porque Dios puede llenar la vida de cualquier persona tal como lo hizo conmigo y lo sigue haciendo a cada instante. 


¿Conoces tú al Dios que yo conozco? Es el Dios de la Biblia del que hablo, es quien creó todo, quien por amor envió a Jesús para morir por nuestros pecados, porque si no nos limpiaba no hubiera podido estar cerca de nosotros, él nos acercó a si mismo entregando a su hijo como sacrificio, un sacrificio que nos hubiera correspondido a ti y a mi pagar. Yo lo amo a Él porque Él me amó primero, porque si él no hubiera tomado la iniciativa, estaría perdida y no habría esperanza. Me parece necesario decir quién es ese Dios al que yo alabo y en quien confío totalmente. Creo que debemos poner contenido en su nombre y conocerlo, porque nadie se salva solo por mencionarlo, sino por creer en Él. Y no me cansaré de decir que no se puede creer y confiar en alguien a quien no conoces, eso sería una fe ciega, y Dios nos ha dicho tanto de si mismo, que lo estaríamos negando al pretender formar una imagen de Él en nuestra mente según lo que nos parece, y no según lo que Él mismo dice de sí en su Palabra. La fe no es nada por si sola, si no está puesta en Dios, no vale.
¿Se imaginan lo que sentiría y haría un doctor (uno bueno) que tenga la cura de una enfermedad mortal, más aun si esa enfermedad hubiera infectado a sus amigos y familia?. Correría a contarles, estaría completamente feliz de saber que sus amigos y familia no van a morir, porque hay un antídoto y él lo tiene.
Toda persona que aun no acepta a Jesús como Salvador y Señor, está infectada de pecado, y morirá eternamente (infierno) si no se arrepiente. Y no es tan cruel el castigo como grandiosa la recompensa de recibir la cura del pecado, si reconocemos que Jesús ya pagó por nosotros en la cruz y ya no tenemos que pagar por nuestros pecados porque la deuda fue saldada, pasaremos la eternidad junto a Dios.
Pero muchos están buscando en lugares equivocados, siguen haciéndolo aun cuando algunos ya han escuchado de Jesús, pero aun no han reconocido quién es Él, y ninguna solución fuera de Él es definitiva, no son más que engaños, pequeños placebos temporales que nunca llenarán ese vacío que toda persona que no conoce a Jesús tiene.
¿Crees tú en ese Dios que es amor, y que envió a su hijo Jesús a dar su vida para que seamos salvos? Si no es ese el Dios en el que crees, no conoces al único Dios verdadero, el único que tiene la solución de la existencia del ser humano y sus dilemas. Pero lo puedes conocer, y Él está esperando que tú te decidas a seguirlo, de manera personal y no como tradición, de manera integral y no solo con una parte de tu vida.
"No se trata de religión sino de una relación con Dios", esa es una respuesta común de muchos, tan común que nos hemos despistado por lo bonito de la frase en lugar de captar su profundidad. Cuando algo se repite demasiado, pronto se olvida qué quiso decir el que primero lo dijo, su esencia.
Profundicemos con algunas preguntas, ¿Que tipo de relación debo tener con Dios? ¿Qué debo yo esperar de Dios y qué espera él de mi? ¿Cómo y cuando se comienza a vivir la vida cristiana? ¿Cómo despertar del letargo de no saber qué hacer? ¿Quienes deben ser mis aliados?
Mis respuestas (son un resumen, no son absolutas) :
- Debo tener una relación personal con él, es decir directa y con más importancia en quién es él que en lo que me da.
- Yo espero de Dios primeramente conocerlo, empaparme de su Palabra y conocer lo que Él tiene para decirme. Dios espera de mi, que yo lo conozca, que sea obediente, que me deleite en su presencia sea cual sea mi circunstancia, espera que crezca en mi el fruto del Espíritu, que impacte al mundo por medio de él en todos los ámbitos, llevando su nombre como mi bandera...
- Se comienza a vivir la vida cristiana cuando conoces a Cristo, cuando lo aceptas y lo haces tu Señor y Salvador, él pagó en una cruz para poder ser eso en tu vida. Me gusta cómo Francis Schaeffer describe el cómo: "El "cómo" de la vida cristiana es en el poder de Jesús crucificado y resucitado a través de la acción del Espíritu Santo". Nuestra mayor meta debe ser estar cerca de Él para sentir con su mismo corazón, y a través del Espíritu Santo en nosotros actuar como le agrada. Nunca dejes de conocerlo, mientras más lo conozcas más te cautivará su amor, ¡Él es infinito!.
- Letargo, una palabra que da para muchas malas interpretaciones, me refiero a cuando ya parece que tienes las respuestas, has creído en Dios y crees que tiene un plan para tu vida, parece que sabes lo que tienes que hacer, pero simplemente eso no basta, hay algo que no te permite salir de ese estado de pasividad y vivir fuera de tu mente, en la realidad. No encuentras que concuerde lo que crees con lo que vives. A breves rasgos, el modo de salir es permanecer en la búsqueda de Dios, buscar consejo de alguien con más madurez en eso que tú, y confrontar con tu vida la Palabra de Dios, si hay cosas que estorban Dios las puede cambiar, pero debes reconocerlas y estar arrepentido sinceramente ante Dios.
- Es imposible una vida cristiana secreta, Dios puso en nuestras vidas a gente que comparte nuestra misma fe en él, ellos son nuestros hermanos, estás ahí para apoyarte, como tú también debes estar dispuesto a ayudarlos. Son increíbles esos momentos que pasamos con ellos, gente con la que debemos tener todas las cosas en común con Jesús. Nunca te aísles de tu amigos que aun no conocen de Jesús, te necesitan a ti para poder conocerlo, pero no te dejes vencer o apagar tu fe, debes saber qué tan prudente es permanecer en un lugar, para eso pídele a Dios discernimiento, él te lo dará mientras lo busques.
Yo amo a Dios, y podría escribir horas sobre lo que hace en mi vida (por eso tengo un blog, jeje), pero no te quedes solo con lo que yo he dicho, Él es más de lo que yo podría describir, Él es de quien debes buscar para tener vida en su máxima expresión, algo fresco cada día, algo que va en aumento y que conquista tu corazón a cada instante, y algo que llenará no solo tu corazón, también tu mente, porque él nos creó como seres razonables. Él quiere que lo conozcas y por eso podemos acercarnos a Él.
Es tanto amor, es más de lo que podrías imaginar tú o cualquier otra persona en el universo. Tienes que conocerlo.

Si quieres saber más de Él, búscalo en su Palabra (La Biblia), ora, acércate a Él en humildad y Él no te rechazará, y responderá a tus dudas.
Y si quieres tener una guía de cómo comenzar a buscarlo, o simplemente alguien para conversar de alguna duda que tengas, estoy dispuesta a ayudarte, a acompañarte aunque sea a través de una pantalla, y orar por ti. Si es así, déjame un comentario aquí, por Twitter o Facebook.  
Dios te bendiga.
Atentamente
Anita Parada Cotrina
@anicrispc
blog comments powered by Disqus Configuration variables