domingo, 7 de octubre de 2012

Otoño en Stavanger.



Dice la historia que no está en los libros aun, que un día llegó a Stavanger una ecuatoriana-chilena que hablaba inglés y español, pero no noruego. Cómo aun no llega a los libros la historia, dejémosla que se refiera a ella en presente.-

No importa cuantas páginas uno escriba, siempre habrá algo más que faltó por decir, así que no temo contar detalles irrelevantes porque la palabra "irrelevancia" es solo una excusa para dejar de lado a los detalles. La riqueza de la realidad está en la descriptibilidad de sus innumeables detalles.


Es otoño y las hojas caen, el viento las mueve y ellas dan vueltas. Es otoño y no tengo ñ en mi teclado, y a quién le importa eso mientras las hojas cuenten de la estación la ecuación está completa.

Los árboles llueven, botan sus hojas y ellas se sienten como gotas, caen e inundan los paisajes con sus románicos colores, son rojas, son naranjas, son verdes y cafés, con mezclas de tonos y gamas. Mi colección de hojas secas crece a gran velocidad, el problema es que las tengo que secar porque Stavanger es una ciudad lluviosa, pero no solo la lluvia nos acompaña, nos visitan arcoiris con frecuencia.
 
El mundo es a colores y en 3D, prefiero la realidad real que la virtual, es más compatible conmigo y con mis ojos, y el latir de mi corazón está de acuerdo; es mas facil agradecer a Dios por todo cuando vivo conciente de que él es el creador, y que puedo disfrutar el mundo porque él me lo permite.

El mundo es diferente de este lado, pero no tanto como pensé, la gente es gente y eso basta. Pero estoy  aprendiendo a hablar, oh ese es un cuento largo, me siento como niña intentando decifrar lo que dice en los letreros y señales, pero me gusta que mi curiosidad va en aumento y mi conocimiento del noruego también, no le quiero creer a los que dicen que a mi edad aprender un nuevo idioma ya es más complicado, y no pasará tanto tiempo hasta que pueda entender y hablar noruego. Los noruegos son bilingues casi en su totalidad, hablán un inglés casi perfecto, aunque dicen que no lo usan mucho.

Aun así, me propuse aprender noruego, y mientras me familizarizo con la nueva gramática y vocabulario, siento que mi español va evolucionando; comparo, descubro las raices latinas, y amo las palabras, va creciendo mi gusto por la linguistica, y por todas esas  cosas geniales que hace el cerebro para entender tantos códigos; me pregunto cuanta gente entenderá eso, si son rarezas mías o cosa facilmente entendible por las masas.
Tengo mil temas atorados en mi mente, y mil sueños que van creciendo, quiero vivir cada dia y no saltarme ni un segundo, quiero trabajar y servir, quiero usar todo lo que soy porque Dios me lo ha dado, y él no hace nada al azar.
El mundo es más pequeño desde acá, porque ahora sé que no es inalcanzable, quiero seguir viajando y convertir mis abstractos pensamientos de la gente de cada lugar en algo real, con nombres y apellidos. Conocer gente es genial, ya tengo amigos en todos los continentes, siempre quise eso y Dios me lo ha concedido. Bueno ya me voy antes de que se me escapen más sueños por la culata.



Randómicamente
Anita Parada Cotrina
blog comments powered by Disqus Configuration variables