jueves, 31 de enero de 2013

Escribiendo historias

Patinando en el lago. Stavanger - Noruega
Yo escribo historias mientras camino, historias con los árboles y con el viento, con los buses y lo que veo desde las ventanas, con gente que pasa o con los que ya pasaron y se quedaron por más tiempo en mi mente; las tejo y las almaceno en mi cabeza con una copia en el corazón, y cuando vuelvo a repetir los paisajes, fluyen lo versos nuevamente como si de verdad hubieran pasado, porque yo creo que si pasaron.


Imagino historias de amor con la luna, niños jugando en las escuelas con la nieve y las hojas, conversaciones de trabajo en los bancos, y del clima cuando más acolchonada se ve la gente con sus abrigos, en realidad las historias que escribo son mi intento de reconstruir el recorrido que llevó a la ciudad donde vivo a verse como es hoy.

Me gusta Stavanger, y disfruto sus días, suelen ser lluviosos y a veces poco predecibles. Veo sus paisajes y puedo imaginarlos con arboles de colores, sin hojas o cubiertos de nieve, ver el río y recordar sus ondas mientras lo veo congelado y puedo caminar sobre él, abrir la ventana por las mañanas y ser sorprendida por la nieve, el rocío o el sol. 

Me gustan mis ojos y que el entrenamiento que les di para ver milagros todos los días haya funcionado, Dios me respondío cuando le pedí verlo más en cada situación, y mientras creo historias y observo la mia, veo que él ha estado siempre presente y que camina conmigo. 

Agradeceré con cada paso, y caminaré más para agradecer más, sonreiré y dejaré que el gozo que Dios ha puesto en mi brille desde mi rostro y en cada cosa que haga.


Anita Parada Cotrina
blog comments powered by Disqus Configuration variables