jueves, 24 de enero de 2013

RIP Inspiración

"Noche" en Stavanger. Eran las 4pm, pero ya comenzaba a oscurecerse.


<<El día era gris, el sol no salíó, hacía frío y el bus se pasó. 
Busqué mi inspiración y no estaba, se me perdió. 
Se quedó en el camino o atrás del sol, 
Algo le pasó, y no me avisó.>>
APC




Todos tenemos esos días de sequía, de ideas estancadas, de pocas ganas de hacer algo nuevo, o de sinsabor en las cosas cotidianas. 

Hay días que pareciera que no fueron hechos para ser vividos, pero ahí están y no los podemos saltar. Entonces, ¿qué hacemos con ellos?


Hay algunas cosas que yo hago y te invito a revisarlas para tener en cuenta cuando esos días de desinspiración vuelvan.

1. Estar conscientes de que esos días vendrán

Saberlo hará que estes listo para recibirlos, si estás alerta estás un poco más preparado para enfrentarlos. Entonces puedes decidir desde antes qué hacer con ellos cuando lleguen y utilizarlos a tu favor.

2. No desinspirar a otros

Cuando vemos el mundo gris, sin darnos cuenta, queremos convertir al mundo en un camaleón: intentando proyectar nuestras nubes negras sobre los que nos rodean. De hecho, es dificil ser positivo cuando las cosas no se ven como nos gustarían, pero es bueno recordar que nuestras palabras tienen influencia sobre la gente. Yo me propuse no desinspirar a otros.


3. Escribir tus ideas

Cuando somos negativos, no siempre nos damos cuenta de que lo somos. Escribir te ayuda a pensar un poco más y a ordenar tus ideas; también te servirá en el futuro, cuando te vuelvas a leer y entiendas mejor lo que pasó. Dicen que es más fácil aconsejar a otros que a uno mismo, suele ser cierto, por eso yo me aconsejo a mi misma antes de estar inmersa en situaciones difíciles, cuando llegan, si es que llegan, yo ya he decidido cómo actuar.

4. Recordar tu fuente de inspiracion

Mi inspiración viene de Dios; y considero que es la única fuente que no caduca; sé que todo lo que Dios me ha revelado es cierto, y aunque hayan días en que yo no lo sienta, no dudaré de Él. 
Es genial cuando mi inspiración fluye al natural desde la mañana, pero los días en que no, debo recordar lo que ya sé y aprender a depender de Dios, yo lo amo con toda mi mente, así que estoy dispuesta a meditar en Él aun cuando no lo sienta, Dios es fiel y me devuelve la convicción.

5. Recordar que la inspiración volverá

Y recuerda agradecer cuando eso pase, el sol volverá a salir y puede que te olvides de que el día anterior estuvo oscuro. 
En vez de olvidar, mejor decide apreciar el doble las cosas comunes, sé detallista y verás cómo tu inspiración se multiplica; después de todo, todo lo que recibimos viene de Dios y es por gracia, no porque merezcamos algo de lo que nos da.

Mis pensamientos finales

- Yo creo que esos días en que vemos las cosas gris, nos sensibilizan y nos recuerdan que somos humanos y vulnerables. Aprender que todos tenemos días de desanimo también te hará ser más paciente y comprensible con los demás. 

- Al estar inspirados nos ponernos las gafas del amor para ver el mundo, y es cuando más claro podemos ver el plan original de Dios para nosotros, porque él quiso que el amor abunde en todo lugar y que vivamos en armonía.

- Mantente inspirado agradeciendo a Dios por todo, la inspiración aumenta en relación a cuanto de lo que Dios está haciendo podemos percibir. Aprende a depender de Dios cualquiera sea tu circunstancia.


Hasta la próxima :)

Anita Parada Cotrina
blog comments powered by Disqus Configuration variables