martes, 19 de febrero de 2013

3 años

Mi blog cumple 3 años y por lo tanto es también mi cumpleaños #3 como Blogger. ¡Estoy feliz por eso!
Gracias a quienes me han acompañado en este viaje :)

Foto del año 2010. Yo en la Universidad

Mi querido blog; el lugar donde puedo escribir de lo que quiera, pretendiendo que a todo el mundo le interesa lo que tengo que decir, y esperando a algunas personas de verdad les interese. Es donde me siento libre al expresarme, siendo yo misma, expresando lo que hay dentro de mi.



Mi deseo es que se vea a Jesús a través de lo que publico, que Él sea quien más abunde en mi corazón y mente para que yo lo pueda reflejar.

Anecdóticamente y para el registro les cuento: Durante estos últimos 3 años:

He crecido. Tener crónicas escritas de los pasos que he dado es parte importante de poder reconocerlo. Este blog es especial para mi porque con cada foto o palabras escritas puedo recordar y ver que he avanzado en la dirección correcta; mi motivación sigue siendo la misma: agradar a Dios con todo lo que soy (hago, pienso, siento) y Dios en su fidelidad nunca me ha dejado sola, estoy agradecida con Él con toda mi vida.

He querido renunciar. Al blog, a seguir luchando, a todo. A veces la comodidad es tentadora, pero no tiene sentido quedarse sentado y esperar. Dios es lo más preciado en mi vida y se que nunca lo perderé, Él no me soltará, eso me da la libertad de arriesgarme, luchar, caer, volver a levantarme y seguir. (Dios tiene algo para ti también, Dios tiene planes para cada persona que lo recibe y quiere hacer su voluntad)

He soñado de más. Creí que era normal al crecer en años dejar morir los grandes sueños, ser realista con las posibilidades y conseguir un lugar en la vida no muy arriesgado y estable. Vi morir muchos sueños y no quise ser siguiente persona con los sueños muertos. Me propuse con todas mis fuerzas no serlo. En lugar de morir, han seguido creciendo, los he alimentado meditando en la Biblia y en el plan de Dios para mi, ahora sé que nunca morirán, se están realizando.

He expandido mi visión del mundo; he vivido en 4 ciudades diferentes: Ambato y Quito (Ecuador), Mandal y Stavanger (Noruega). Boté la barrera de la distancia y las diferencias raciales, entre otras.

He aprendido mucho, tanto que no podría compartirlo en un solo post, pero que se resume en: aprender a depender de Dios. Mi historia va tomando forma, en medio de circunstancias inesperadas a veces, de situaciones que comenzaron mal, pero dieron giros en cosas mejores. Estoy conectada con lo que Dios está haciendo en la historia, en mi contexto y soy responsable; junto con todos cristianos de esta generación (debemos estar juntos!); de ser un fiel reflejo de nuestro Padre, de reconciliar al mundo con Él.

He vivido, y mi vivir es Cristo. Jesús es mi Señor y todo lo que hago va dedicado a Él :)

Comenzamos la 4ta vuelta en el blog... me acompañas?

Desde Noruega,
Anita Parada Cotrina
blog comments powered by Disqus Configuration variables