viernes, 1 de marzo de 2013

Un Mensaje del Futuro

(NOTA: Esta historia es eso que yo llamo semificción, basada en hechos de la vida real mezclados con cosas ficticias, nunca diré qué parte es la real y cual la inventada porque perderia el sentido.)

Amanecer en Stavanger, el primer día soleado de una semana con sol en la que todavía estoy

Amaneció y abrí mis ojos, comencé la rutina sin pensar mucho en la sucesión de actividades que seguía, la misma de cada día, eso parecía. Todo era común de ese Lunes, no prometía muchas emociones ni sorpresas; pero al ser nulo el potencial que yo le di a ese dia de sorprenderme, sin darme cuenta multipliqué el impacto de lo que pasó más tarde, porque no lo esperaba en absoluto.


En las horas libres los pensamientos me alcanzan y suelo pensar mucho, a veces más de lo que quisiera. Algunas personas le llaman a eso soñar, yo lo considero una conexión a la realidad, maximizar el entendimiento de las cosas recordando la grandeza con que fueron creadas, rellenar de significado a las cosas que llamamos "normales" y ver nuevas posibilidades para poder disfrutar mejor e inspirar gente en el camino. La palabra inspiración me gusta por su estrecha conexión con el propósito de mi vida.

Mi mente esta vez fue anfitriona de cuentos de telescopios y galaxias, de luces brillantes de colores y efectos luminicos con juegos de perspectivas. Pensaba en estar en un edificio muy alto con un techo de vidrio intentando captar estrellas fugaces, luego hacia comparaciones: entre el cielo con sus estrellas cuando miraba hacia arriba, y las calles con sus luces al mirar hacia abajo.

Estaba sumergida en esas y otras ideas, con la mirada fija en un punto de descanso. Esperando el fin del descanso y formando alegorías sin querer. La profundidad de la vida y el descanso a la existencia que es amar porque yo fui amada primera me cautivarón cuando logré aterrizar de las galaxias.

De pronto mi día dio un giro inesperado que me hizo despertar de mi imaginación y concentrar uno a uno todos mis sentidos para captar el momento. (Es la regla número uno de un buen soñador, saber reconocer el momento cuando un sueño se está haciendo realidad, despertar por completo, concentrarse y disfrutar de su realización.) 

Mi mirada fue la primera, que se fijó en la persona que acababa de entrar y sonrió de la emoción junto con mis labios, después el gusto y el olfato, di un sorbo a mi café y desde ese momento el café me recuerda a él,  luego mis oídos, se concentraron para escuchar con atención las palabras que él diría, le siguieron mis brazos en abrazarlo, estaba feliz de verlo y quería que lo supiera.



Allí estaba yo, en el escenario perfecto que había esperado por mucho tiempo, y el único ingrediente faltante era el que dependía de mi: la valentía para decir todo lo que tenia guardado. 

-Es un gusto volver a verte. -También para mi.
Y la conversación siguió, fue interesante como siempre, pero algo le faltó.

Mi oportunidad pasó y no creo que vuelva, si tan solo pudiera volver el tiempo, las cosas serían diferentes, yo sería diferente y el resultado sería otro.

Si tan solo pudiera volver en el tiempo y cambiar los hechos, lo haría. Pero no sirve de nada decir eso, si hemos de encontrarnos otra vez, será en el futuro, no en el pasado.

Ese dia, cuando aun estabamos hablando, sentí como que una voz del futuro me hablaba y me decía: ¿Por qué no dices nada? En adelante escucharé con más atención esa voz, le dicen conciencia, y al parecer sirve para reevaluar las situaciones mientras están pasando y tener la oportunidad de elegir la opción correcta por última vez. También puede servir para tener cargo de conciencia más tarde en caso de no haberle hecho caso. (Lastimosamente usé su segunda función)

Nueva regla para los soñadores: Escuchar con más atención a la conciencia mientras está hablando.*

*Regla válida solo para quienes han alimentado su conciencia con bondad, amor, sentido común y otras cualidades que puedes encontrar a más detalle en el manual para vivir llamado Biblia.


Continuará...


Anita Parada Cotrina
@anicrispc
blog comments powered by Disqus Configuration variables