viernes, 21 de junio de 2013

Volví a Ecuador. ¿Y ahora qué?

Es algo raro; entre triste y feliz; despedirme de un año como el que acabo de vivir; un año de otro mundo (como bien dice el slogan de Hald). 
Foto Oficial de Hald Internasjonale Senter en Mandal, Noruega. Año 2012-2013
(Tomada por Martin Paliocha)

Triste:
- Por tener que alejarme de toda la gente que conocí, que fueron como una familia para mi durante ese tiempo [siento que quiero comenzar a stalkear a mucha gente ;)]
- Por dejar el lugar en el que crecí tanto y donde se reenfocó mi perspectiva sobre muchas cosas, donde intenté cosas nuevas y me emocioné como niña al ver que podía hacer más de lo que creí posible para mi.
Feliz:
- Por volver a mi país, a mi familia y amigos
- Por estar de frente a todos los desafíos de cosas nuevas por hacer y ahora con una visión más segura y fresca, con una identidad más clara y con un sentido más consciente de responsabilidad.
- Porque es aquí donde debo aplicar lo que aprendí



Viajando en el tiempo
Mientras viajaba en el avión de regreso tenía una pantallita interactiva frente a mi, una de las opciones era ver en que trayecto del viaje iba y la hora local del sitio que sobrevolaba.
A mucha gente le dije que iba a viajar en el tiempo, porque iba a volar 12 horas pero llegar solo 5 horas después de la hora de salida, de verdad me sentí así. Miraba la hora y eran las 2pm, después volvía a mirar y seguian siendo las 2pm, iba saltando los husos horarios.
Cuando porfin llegué a Ecuador pensé para mi: el viaje fue un exito, volviste desde tu mundo paralelo del futuro.

Y sinceramente pareciera que volví en el tiempo, no han cambiado mucho las cosas desde que me fui [a nivel de sociedad, porque mi situación personal cambió mucho], son las mismas las circunstancias, algunas con nuevos protagonistas pero lo mismo al final de cuentas.

Quiero ser parte del [buen] cambio.

Fue un año hermoso, vengo cargada de experiencias que no olvidaré, pero la pregunta es:

¿Qué viene ahora? 



Estaba un poco preocupada antes de volver a Ecuador por todos los retos que vendrían para mi casi de inmediato, pero después de pensarlo mucho y hablar con Dios sobre eso, me dije algo así:

"¿Acaso preferirías una vida sin retos, sin cambios? ¿Quieres simplemente ser común? No te preocupes tanto, va a ser divertido enfrentar los retos que vengan, Dios está contigo así que todo estará bien, Él no hubiera puesto tantos sueños en ti si no fuera posible cumplirlos"

Sé que Dios me guió para yo poder decir eso, y de hecho desde ahí mi preocupación desapareció, tomaré un día a la vez y disfrutaré de todo el proceso de lo que Dios va haciendo en mi.
[son sus sueños los que sigo, me di cuenta hace rato que los mios eran muy pequeños,
 es que sin Dios en el centro ni siquiera sabemos soñar.]

Se vienen muchos proyectos para mi, algunos ya definidos y otros por definir, la vida sigue y hay que aprovechar los días. 


Aprendiendo a contar mi historia

Y en medio de mi nuevo contexto al que volví, debo abrir mi maleta con todas las historias que he recolectado hasta ahora y compartirlas.

Estoy consciente de que lo que Dios hace es visible, que el actúa en circunstancias reales de mi vida y no haré de Dios algo abstracto, Él es personal, yo lo veo en mi vida cotidiana y lo contaré desde mis zapatos.

Quiero compartir de Dios así que debo compartir mi vida. La vida de cada cristiano debe ser una prueba viva de que Dios existe y de su amor sin medida.

Trabajo ahora en ponerle las palabras correctas a lo que para mi ha sido ciertísimo

Más profundo, por favor.

Y esta es la etapa en la que me encuentro, en busca de conversaciones sobre cómo cambiar el mundo, sobre la vida y lo que vale la pena, sobre las verdaderas razones para hacer algo.
Cualquier conversación más superficial que eso me aburre luego de un rato (cosa no muy buena en realidad)

Casi siempre he sido el tipo de persona que va lento en conocer a la gente, pero ahora siento que quiero comenzar conversaciones profundas con gente que recién conozco, de escuchar las historias de la gente y descubrir lo que las apasiona, de compartir con ellas, vivir inspirada viendo lo que Dios está haciendo y también poder inspirar a otros.

"En una civilizacion que ha perdido el sentido de la vida, la cosa más útil
que un cristiano puede hacer es vivir." Jacques Ellul


Ambato, Ecuador. Mi ciudad

PD: Llevo solo una semana aquí, aun me siento como un alien, pero vengo un paz :) please be patient with me ;)

¡I'm back!



(Links de mis "Bitácoras Noruegas" por si les quieres dar una mirada: #1    #2      #3     #4     #5      #6     #7   #8 )


blog comments powered by Disqus Configuration variables