jueves, 8 de agosto de 2013

Contando nuestros días

Si le pudiera poner colores a mis días y hacer un cuadro de cada uno de ellos, ¿qué reflejarían? ¿Estaría empleando siempre los mismos colores y técnicas? ¿Me limitaría a imitar estilos de otros? ¿Me enorgullecería de los resultados o preferiría no mostrarlos? ¿Mejoraría con el tiempo o me mantendría en los trazos básicos?

Flor en Safando-Ecuador (Que tomé hace algunos años)
Es casi obvio que al darle tiempo a cualquier disciplina las mejoras tarde o temprano llegarán, es solo cosa de perseverancia y paciencia para ver los resultados florecer.

Si estás leyendo esto, quiere decir que tienes una vida y que al igual que yo necesitas una disciplina en ella. La pregunta es: ¿Estamos practicando cómo vivir, o nos atascamos en la misma “técnica”?


En la Biblia se nos hace un llamado a ocupar bien nuestro tiempo, de modo que nuestra vida refleje en qué invertimos nuestro tiempo, Dios quiere que nuestras vidas sean coloridas y dignas de compartir, porque si Él está con nosotros siempre tendremos mucho que compartir.

Uno de mis versículos favoritos de la Biblia dice así: 
“Enséñanos de tal modo a contar nuestros días que traigamos al corazón sabiduría” 
(Salmo 90:12).

Nuestro anhelo debe ser que con cada día que pase podamos ser un poco más sabios que el día anterior. Y la sabiduría como se define en la Biblia comienza por el temor a Dios (Salmo 111) y es al estar con Él y aprender de Él que podemos vivir correctamente de acuerdo a su voluntad, tomando buenas decisiones en lo cotidiano.

Estar conscientes de que nuestra existencia en la Tierra es limitada debe hacernos más intencionales en lo que queremos lograr, aprovechar las oportunidades mientras aún son oportunas.

No debemos dejarnos distraer por la rutina que nos hace pensar que tenemos mucho tiempo, que podemos posponer un día más lo que sabemos que debemos estar haciendo ya.

¿Hay personas a las que les quieres decir lo importantes que son en tu vida? ¿Quieres por fin comenzar a darle tiempo a lo que de verdad te apasiona? ¿Quieres aprender un nuevo idioma? ¿Tienes una rutina de ejercicio que comenzar? ¿Quieres leer más tu Biblia? Decídete y ponle acciones a tu decisión.


Que cada día aprendamos un poco más sobre cómo vivir, sabiendo que Dios mismo quiere darnos esa sabiduría que buscamos. (Santiago 1:5)

(PD: Estando en Noruega de intercambio me acostumbre a ponerme metas reales y a plazos más definidos, sabía que tenía solo 10 meses para lograr lo que quisiera lograr estando allá, así que valía la pena apurarse. 
Ya de vuelta a Ecuador, me di cuenta de que la situación es la misma, debo apresurarme en lograr lo que quiero lograr porque cada etapa es muy corta como para pasarla de largo. 
Nadie tiene un mañana asegurado, todos estamos siempre sujetos a cambios, es mejor aprovechar al máximo cada momento, ser siempre agradecidos a Dios y seguir avanzando hacia la meta, así nos evitamos el estar después lamentando.)

Anita Parada Cotrina
blog comments powered by Disqus Configuration variables