miércoles, 6 de noviembre de 2013

Conocimiento estancado.

[Si este post fuera en inglés se llamaría “Let it flow”]


Llamo “conocimiento estancado” a saber y no aplicar. Creo que cuando lo que hay en nuestro intelecto no fluye a través de nuestras acciones estamos estancados, y la forma más obvia en la que nos perjudica es en distraernos, nos incapacita de enfocarnos en lo prioritario. 





Irónicamente me he distraído de otras cosas por pensar en las distracciones. Todos las tenemos, yo tengo tantas o más que ustedes (lo más probable es que más). 






Te explico en fases lo que pienso de esto (yo he estado en todas)

1. “Yo sé, ¿y ahora qué?”. - Un asunto de conocimiento

La mayoría de nosotros (¿todos?) como estudiantes hemos pasado por aquí: estudiamos de memoria para un examen, lo hacemos para aprobar una materia, pero no vemos “de qué nos sirve eso en la vida”. (Aclaración: Yo creo que todo lo que se nos enseña tiene aplicaciones reales, pero muchos profesores fallan en lo principal: mostrarlas.)

Cuando no sé de qué me sirve lo que sé, no tengo razones para prestar atención, no hay sentido. Así que vivimos solo por el momento. Te comienzas a estancar.

Mi consejo: Sigue buscando, hay más que solo conocimiento.

2. “Lo que sé no funciona en la vida real”. - Un asunto de concordancia

Si ya decidiste poner en práctica lo que sabes, te darás cuenta de que no es tan fácil como parecía.

Un ejemplo es este: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.” Nuestro mundo sería muy diferente si cada persona que ha leído esto lo entendiera y aplicara.

En este punto nos damos cuenta de que la vida no se trata solo de tener los conceptos correctos, sino de poder aplicarlos. En realidad si solo persistimos en saber más, más carga llevaremos encima por no estar haciendo algo al respecto. Así qué…

Mi consejo: Haz algo.

3. “Muestro lo que sé a través de mis acciones”. - Un asunto de responsabilidad

A veces nos fijamos mucho en lo que nos falta por saber y tomamos eso como excusa para no avanzar, la verdad es que con lo que Dios nos reveló de sí mismo nos da para estar ocupados toda la vida.

Si ya llevas transitando un tiempo por este camino seguro te has dado cuenta de esto: los resultados no siempre son los que esperas. Nos podemos ver tentados a detenernos o retroceder.

Es bueno ser responsables, pero en el punto que reconozco que es Dios quien está en control de todo es donde puedo descansar.

Mi consejo: Descansa, agradece y sigue.

4. “Lo que yo puedo hacer no basta, descansaré en Dios”. - Un asunto de dependencia

Al detenerme y repasar lo básico; recordar cómo llegué hasta aquí y para qué/quién seguir; puedo descansar y agradecer.

Mi perspectiva cambia porque ya no lucho por saber más o por ser mejor, vivo según lo que Dios ha dicho, Él me ha cambiado desde adentro y solo quiero agradarlo a través de cada acción.

La voluntad de Dios se hace perfecta en mi vida a través de la obediencia. "Saber" y no aplicar es no saber.
blog comments powered by Disqus Configuration variables