sábado, 9 de noviembre de 2013

Narrando Tuits

(Sí, Twitter me gusta mucho, así que este es un post de reciclaje de Tuits. 140 caracteres son suficientes para trasmitir pensamientos, pero no siempre para contar las historias por detrás de cada uno, ¡y a mi me gustan esas historias! Así que recolecté unos cuantos de mis favoritos y los extendí, y les puse algunas de las fotos que voy tomando :) No sé si entiendan todo porque soy un poco random... so, enjoy if you can!)

Ventanas de buses, aviones y edificios, la ciudad, el campo, el horizonte desde mi cuarto;
vistas son vistas y yo tengo ojos.
Y mientras veo voy tomando fotos, es que no quiero olvidar tan rápido;
y voy escribiendo cuentos de lo que veo, ES QUE NO QUIERO OLVIDAR TAN RÁPIDO.
Las palabras y fotos son mis anclas a los recuerdos,
y los visito de vez en cuando…
aunque el barco donde reposan lo tengo zarpado y yo sigo de a pie.



Me deleito. No vivo de detalles, pero tampoco puedo vivir sin ellos.
Agradezco, porque todo lo que recibo es por gracia. Dios está presente y lo puedo ver en lo chico y en lo grande, con microscopio y con telescopio.

Mientras camino y miro alrededor mi digo: nunca pierdas tu capacidad de asombro, Dios hace cosas maravillosas todos los días. ¡Quiero mantener mis ojos abiertos!


Y aunque son innumerables los detalles de los que vivo rodeada, con mi vida intentaré describirlos, porque con cada linea crece mi gratitud, y mi inspiración se multiplica cuando reconozco que el azar no existe, que es Dios quien es su ternura me los regala.
La riqueza de la realidad está en la descriptibilidad de sus innumerables detalles.


Mi inspiración fluye y es amor lo que lleva ese fluir. Hablar de verdadero amor es redundar. Amor es amor, si no es verdadero no es amor. Hablo del amor que recibí de Dios, quien me amó primero y por quien puedo yo también amar. 



Anoche llovió, las gotas de lluvia aún reposan sobre las puntas de las ramas de los árboles. Brillan con los rayos de sol que llegan a ellas, si me acerco lo suficiente veo que son como espejos que reflejan todo alrededor. En realidad todos los detalles están guardados solo para quienes se acercan lo suficiente.
No le pido milagros a Dios - sé que Él los hace a cada segundo; pido que abra mis ojos para verlos, buena memoria para recordarlos y humildad para agradecerle sinceramente. 


Dios cumple los deseos de mi corazón, porque Él es mi deseo más grande. Y cada cosa que me da no sería nada si no lo tuviera a Él para llenarme. Yo me deleito en que mientras más me acerco a Él más llena estoy, porque Él es, al final de cuentas, mi necesidad más grande.


Y tengo una certeza: que desde que mis sueños están alineados con los planes de Dios, no hay nada que me detenga de alcanzarlos.

Tengo una misión: Ir y hacer discípulos a todas las naciones... pero he luchado y me he cansado, es que no se supone que esté sola, no es mi misión, es nuestra, la de cada discípulo de Jesús. A veces olvidamos el "co" de la gran comisión, Dios nos mandó a trabajar juntos.
Además, trabajar en equipo cuando se tiene un mismo horizonte es una de las mejores cosas de la vida.

No importan mucho los kilómetros de distancia, pero la distancia más dura de vencer es la indiferencia.

Me gustan los libros e historias, pero por mucho tiempo negué que cada persona está llena de historias que construyen su identidad, y desconocía que podía disfrutar de ellas. Interesarse genuinamente en las personas es un gran placer. Le dediqué tiempo a la gente y de pronto me di cuenta de que ya eran mis amigos. 

Sentí muchas cosas que me hicieron aprender, sé que no soy la primera en sentirlo, pero siento como si lo fuera, es que mi visión va cambiando mientras experimento a profundidad lo que ya desde antes creía.

Las tormentas que he tenido han puesto un espejo frente a mi para ver mis propias fallas, como las goteras no se notan cuando llueve, yo no veía mis fallas hasta que llovió sobre mí. Después de las tormentas vienen las reparaciones...


No me faltan preocupaciones, pero por sobre ello creo firmemente que Dios ya tiene todo solucionado.


Parece que voy cambiando, suelo sorprenderme a mi misma por cosas que ahora hago y que antes me asustaban, voy creciendo. Pero creo que cada vez soy más fiel a quien soy, porque la revolución que Dios comenzó dentro de mi me pone de frente a mi verdadera identidad con la que Él me creó.


Crecí en una familia cristiana y varias cosas del cristianismo suenan obvias para mi, pero he descubierto que solo pocas de las cosas que son obvias para mi son obvias para el resto, así que hablaré.


Creo en Dios por sobre todas las cosas, cuando en cualquier circunstancia de mi vida  Dios no es tomado en cuenta, necesito recordarme que el ilógico sacar de la ecuación de la vida al dador de la vida.


No me cansaré de hablar de Dios porque Él es la máxima expresión de la realidad.


Y las ecuaciones me persiguen, a veces pienso que el mejor modo de balancear una situación es reconocer todas las cifras y ponerlas del lado correcto (sí, las matemáticas son mis amigas)


Tantos viajes han dejado en mi una huella profunda de aprendizaje, no cambiaría por cosas materiales lo que he aprendido yendo a lugares nuevos. Y la gente nueva, que en un principio solo son rostros desconocidos de los que uno no piensa encariñarse, son ellos de los que más he aprendido y a quienes extraño. Un viajero siempre tiene alguien a quien extrañar...

Es facil, muy facil, olvidar, por eso requiere una decisión qué cosas quiero que perduren. Escribiré de esas cosas y cuando las vuelva a leer viajaré en el tiempo por un momento. 
Decidí recordarte, Dios y recordar tus maravillas, sé que vas construyendo mi historia. Y aunque no entiendo todo, me gusta lo que vas haciendo de mi. 


The Right time should not be left.
blog comments powered by Disqus Configuration variables