miércoles, 20 de noviembre de 2013

Sonreir o no sonreir. He ahí el dilema

Stavanger, Noruega. Por estas fechas, el año pasado.
Hay algo que con frecuencia he visto últimamente, y no me gusta. Así que quiero compartir mi opinión al respecto, aunque pueda sonar algo idealista. 


El tema lo reflejan frases como estas que andan circulando por ahí (que no sé quién comenzó a decir):

"Sonrie aunque no tengas motivos para hacerlo."

"Sonríe y muéstrale al mundo lo fuerte que eres"



Ahora, a mi me encanta sonreír y me gusta ver a otros sonreír. Pero, ¿quiero ver a otros sonreír aunque ellos no sientan hacerlo? La respuesta es NO. En realidad considero que en hacer tal cosa hay algo de hipocresía (por mostrar algo falso) y de miedo (de mostrar a otros cómo realmente estás y no ser comprendido), entre otras cosas.

Lo que no me gusta es que en lugar de aprender a restaurar a alguien que está triste, le estamos pidiendo que cambie, que no muestre cómo se siente y que pretenda estar bien. Eso me parece egoísta. 

¿Será que no nos gusta ver gente triste porque en el fondo necesitamos de las sonrisas de los demás para formar la nuestra? ¿Será que no nos gusta verlos porque eso hace que nosotros también recordemos nuestros propios motivos de estar tristes? ¿Nos estamos alejando de la gente que más necesita a alguien a su lado? Parece que nos repele la gente triste, puede ser que le tenemos miedo a la tristeza en nosotros mismos que solemos camuflar. (No pretendo generalizar, es una hipótesis nada más)

Sí, me gusta estar rodeada de gente alegre; pero no quiero que se muestren alegres si no lo están por dentro.
Yo fomento las sonrisas sinceras, así que me alegraré con los alegres, pero también me acercaré a los tristes hasta que vuelvan a sonreír, creo que puedo colaborar en eso, porque Dios me ha llenado y es por eso que sonrío, compartiré la fuente de mis sonrisas porque sé que es inagotable.

Mis conclusiones:

- No le digas a una persona solamente que sonría, dale una razón para hacerlo.
- Ocultar un problema (o pedirle a alguien más que lo oculte) en lugar de solucionarlo, es como intentar tapar una inflamación con un curita.
- Cuando le pides a alguien simplemente que sonría, sin tomar en cuenta causas más profundas, estás pidiéndole que se ponga una máscara, estás promoviendo una sociedad con comunicación indirecta.
- En lugar de considerar una cara triste en algún amigo o conocido como algo negativo, recuerda que es mejor que muestren cómo se sienten a que lo oculten, tómalo como una oportunidad para ayudar.
- Amar a la gente es más efectivo que criticarlos. Sé comprensivo antes de intentar ser el juez.
- Uno nunca sabe hasta donde llega la onda expansiva de una sonrisa. No te digo simplemente que sonrías, no te conformes con versiones baratas, no busques fingir una sonrisa, busca obtener una sonrisa verdadera.
- Lo mejor de la vida es dejar a Dios que muestre su amor a otros a través de ti.
- Querer conocer solo a la gente que sonríe también es favoritismo.
- Si te cuesta amar a alguien, anda a Dios que es la fuente del amor, llénate de El y después compártelo.
- No dependas de las sonrisas de otros para sonreír, depende de algo que no cambia. (Solo Dios no cambia)


[Quiero aclarar que el gozo es una constante en mi vida, pero todos tenemos momentos de tristeza momentánea La clave es, de hecho, mantenerla momentánea. Mis sonrisas vuelven cuando veo hacia Dios y el gozo que me da que sobrepasa mis expectativas y me da seguridad]




blog comments powered by Disqus Configuration variables