lunes, 2 de diciembre de 2013

Empacando mi vida

Estoy en Chile, vine de vacaciones a visitar a mi familia. (Sí, también soy chilena)

En la vida muchas veces he tenido que armar maletas, a veces de paseo y otras veces de mudanza. 
Con el pasar del tiempo le tomé gusto a empacar, ya voy aprendiendo la técnica.

Me gusta el debate que se da en mi mente entre mi capacidad de acumulación de cosas vs. mis verdaderas necesidades, me hace reflexionar sobre lo qué realmente vale en la vida, sobre lo que uno empaca para vivir a diario.

Comparto con ustedes mis pensamientos al respecto en esta pequeña lista:



1. El que mucho abarca... paga sobrepeso. No tengas más de lo que puedes abarcar (o disfrutar).
2. Nadie sabe lo que tiene... hasta que no le entra en la maleta. 
3. Más vale dar... que dejar podrir. (La verdadera generosidad es dar de algo que te sirve, no de algo que no necesitas, pero si no vas a usar algo o no lo puedes llevar, dáselo a alguien a quien sí le sirva).
4. Los recuerdos duran más que las cosas. Aunque se volvió un poco cliché decirlo, y no sé quién lo dijo primero: es mejor coleccionar momentos que cosas.
5. Empaca cosas para contar, viaja con las historias que has escrito con tu vida. ¡Y disfruta la variedad cultural mientras escuchas historias de los demás!
6. ¡Lleva un lapiz! (Escribe, toma fotos, recolecta boletos, o haz cualquier cosa que conserve tus experiencias para después recordar).....  Yo no soy poeta, el mundo es poesía y yo tengo un lapiz. :)

Y recuerda: No viajes con la maleta llena, de vuelta las cosas pesan más ;)
blog comments powered by Disqus Configuration variables