lunes, 30 de marzo de 2015

10 cosas que sé de ti sin conocerte

Quinta de Montalvo. Ambato-Ecuador

Apenas llegamos a un lugar por primera vez comenzamos a observarlo todo y a formar juicios. 
Hemos aprendido por experiencia que la gente y los lugares tienen sus características de acuerdo a sus apariencias.


Pero con frecuencia nos dejamos llevar solo por las apariencias y nuestros prejuicios nos impiden ver qué hay más allá. 

Hay mucho más, a mí me gusta quedarme más tiempo después de la primera impresión y sorprenderme con lo que encuentro.

Esta es mi lista de cosas que sé de ti sin conocerte:

1. Tenemos más en común de lo que crees

Si estás leyendo esto y entendiendo significa que tenemos un idioma en común, por lo tanto históricamente también hay cosas en común. 

Y de hecho, si algunas vez nos encontramos en un país donde se habla cualquier otro idioma que no sea español, nos emocionaría escuchar nuestro propio idioma y nos saludaríamos para ver qué otras cosas en común tenemos. Lástima que teniéndonos tan cerca cada día no nos demos cuenta de lo valioso que es ser entendidos y compartir una cultura.

Además, el solo hecho de ser humanos ya nos da una base en común que no compartimos con nadie más. Tenemos en común el fondo de lo que hacemos aunque la forma pueda variar. Por ejemplo: A mí me gusta la música, a ti también (o sino, déjame dudar de tu humanidad) pero seguramente tenemos diferentes gustos musicales. 


2. No soy mejor que tú

¿Quién nos metió en la cabeza que una persona puede ser mejor que otra? No somos productos de comercialización, somos personas con un valor más allá de lo que hacemos. 
Yo tengo ciertas habilidades, tú tienes otras; eso no me hace a mí ni a ti mejor que el otro. Ni las posesiones ni apariencias hacen mejor a nadie. 


3. Tienes un contexto que ha influido en cómo eres ahora

Tu modo de ver el mundo ha sido afectado por el lugar donde naciste y creciste, por tu familia, amigos y conocidos, por todo tipo de factores (económicos, políticos...), por las experiencias que te marcaron para bien o mal, por los programas que has visto, lo que has estudiado, los libros que has leído, etc.
No conozco nada de lo qué hay detrás de ti la primera vez que te saludo, por eso no me apresuraré a juzgarte e intentaré comprender por qué vez las cosas del modo que lo haces.


4. Eres mucho más que lo que tu apariencia dice de ti

Claro que la apariencia comunica, y deberíamos aprender a comunicarnos bien con nuestra propia imagen. Yo sigo aprendiendo (y sé que una persona segura de sí misma, feliz y que sabe que es amada se ve mejor que cualquier persona "bien vestida" e insegura).
La apariencia de alguien es solo una pequeña parte del todo de esa persona, y hacemos una lectura incompleta cuando formamos juicios solo por le exterior. (A mí, por ejemplo, la semana pasada me calcularon 17 años. What?)


5. Dios te creó y para él tienes mucho valor 

Y por ende también tienes valor para el resto de nosotros. Sería un error no darle el valor a la humanidad, si Dios mismo nos creó de modo especial y amó.


6. Amas y deseas ser amado

¿Qué más puedo decir? Si no estás de acuerdo con ningún otro de mis puntos al menos tendré la seguridad que en este sí lo estás. Aunque odies una infinidad de cosas, incluso ese odio es expresión de que buscas algo opuesto, que sea digno de amor.
El amor es una necesidad básica, es el motor más potente.


7. Estás en una búsqueda de algo

No sé qué buscas, pero siempre estamos buscando algo más. Algo que nos haga descansar y sentir completos. Puede ser una persona, un lugar, un logro o una situación específica. Está en nuestra naturaleza querer más. 
Incluso la gente que se considera a sí misma exitosa o completa tiene deseo de más. 
No sé qué buscas, pero sé que la única búsqueda que llena es la que llega a Dios. (Y no digo que ahí termina, ni que en todos los casos nos deje descansar. Buscar a Dios tiene un inicio pero no un final, siempre hay más por conocer de Él).


8. Tienes algo que crees que nadie entendería

Puede ser algo en tu historia, en tu familia o en tu modo de ser y pensar que no sueles tomarte el tiempo de explicar, porque de todos modos nadie entendería. Crees que eres el único en una situación como esa. Estoy casi segura de que no eres el único. (El "casi" es pura formalidad)
Espero que encuentres pronto alguien a quien decir. Ah, ¿tú también? Creí que solo yo... (Dice C. S. Lewis que así nace la amistad).


9. Si hago esta publicación más larga, ya no la leerás

Seguramente crees que ya excedí el número de palabras que lees en un artículo. Probablemente leíste solo los títulos y nada más. Tranquilo, ya termino.


10. No estamos de acuerdo en más de una cosa

Lo más probable es que no estás de acuerdo conmigo en por lo menos uno de estos puntos que acabo de dar, pero más allá de esto, sé que hay más cosas en las que no estamos de acuerdo. 

A diario nos encontraremos con gente que difiere con nosotros. Mi consejo ante ese caso es que no cortemos la relación tan pronto, sigamos conociendo a la gente y preguntando con interés genuino sobre sus vidas y anhelos. 

Si crees definitivamente que no tienes nada en común con alguien, sé que hay algo por lo menos: nuestras necesidades son las mismas. Podemos brindar la esperanza que una persona necesita cuando permanecemos a su lado.
blog comments powered by Disqus Configuration variables