miércoles, 14 de octubre de 2015

Día 14: Introversión


He llegado a ver a la introversión como un superpoder desde que comprendí qué implicaba ser introvertida. 

Pero volvamos un poco el tiempo hasta cuando me molestaba no ser más extrovertida.

Veía que hay gente a la que se le hace tan fácil llegar a un lugar nuevo y hablar con todos, causar una buena impresión y hacerlos reír. Yo fui invisible, la gente se ponía nerviosa estando conmigo porque hablada muy poquito, algunos solo me ignoraban y otros me preguntaban "¿Por qué eres tan callada?". 

Les voy a dar un consejo general: No le pregunten a una persona callada por qué habla poco. A nadie le gusta. Incluso en el caso de que la persona sepa por qué, si no habla mucho probablemente es porque aun no tiene la confianza para contártelo, y cuando ya te tenga confianza la pregunta está de más.

Lo que yo no sabía en esos momentos incómodos y ahora sé, es que la timidez y la introversión no son lo mismo. Yo solo pensé que mi modo de ser estaba mal, toda yo estaba fallada, y es que parecía que todos me decían eso (con palabras y actitudes). 

Les cuento la diferencia en resumen: La timidez es el miedo de relacionarse con otros, la introversión es disfrutar del tiempo a solas y necesitarlo para recargarse. 

Socialmente, al menos en latino-américa, nos han enseñado que los extrovertidos son mejores. Ellos contagian alegría, son líderes, se conectan más rápido con otros; mientras que a los introvertidos hay que insistirles para que participen, y son anti-sociales. Esos y otras estereotipos siguen causando malos entendidos.

Ni somos antisociales ni aburridos. Somos diferentes. No podemos hacer todo lo que un extrovertido hace. pero admítanlo, ustedes tampoco pueden hacer todo lo que nosotros hacemos.

Ahora, de vuelta a mi presente sin resentimientos por ser introvertida. Dije que para mí la introversión es como un superpoder, o más bien un paquete muy surtido de superpoderes. Soy súper-analítica, súper-perfeccionista, super-reflexiva, súper-observadora, super-paciente. Y me nutro de súper-amigos y super-libros, así incremento mi súper-profundidad y súper-lealtad. A veces me olvido de mantener el contacto con la gente, pero toma mucho mucho tiempo olvidarlos o dejar de considerarlos mis amigos. En fin, amo ser como soy, aunque sigo en construcción y no soy perfecta.


31 Días En Busca de la Inspiración Perdida
blog comments powered by Disqus Configuration variables