jueves, 15 de octubre de 2015

Día 15: La Oración


Hoy ha sido un día genial. Desperté temprano por la expectativa del día que venía; muy ocupado pero muy importante. Hoy celebramos el Día Mundial del Estudiante con mi grupo de la CECE (Comunidad de Estudiantes Cristianos del Ecuador) de la Universidad. (Aunque oficialmente el Día del Estudiante es mañana).

Como dice en la página de la IFES: "El Día Mundial del Estudiante es un día que organizamos una vez al año para celebrar todo lo que Dios está haciendo entre los estudiantes de todo el mundo por medio de IFES. El Día Mundial del Estudiante los estudiantes, obreros y personas que apoyan a IFES oran unos por otros y por situaciones específicas que están viviendo los estudiantes de todo el mundo."

Entonces, por la ocasión decidimos hacer algo diferente, no quedarnos sentados sino ir hacia los demás. Compramos chupetes, les pusimos una tarjetita deseándoles un buen semestre, y nos acercamos a las personas. También les preguntamos si tenían peticiones, y aunque no todos las compartieron con nosotros, muchos sí. Después de casi una hora volvimos al lugar de encuentro y leímos las peticiones que nos habían compartido. 

Me sentí más humana. Todos los días camino al lado de tanta gente y no tengo idea de lo que piensan o de las cosas que les preocupan. Hoy recordé que ellos son como yo; con sueños y preocupaciones; no son solo parte del paisaje. Hoy me preocupé por ellos sinceramente y aun oro por ellos en mi mente. 

Sentí que hace tiempo no oraba tan realmente por alguien más. Muchas veces creemos que sabemos lo que los demás quieren o necesitan, y no nos acercamos a preguntar o a acompañar a alguien. 
Claro que a veces oro por mi universidad, por la gente, pero es una oración tan general. Hoy mientras orábamos fuimos específicos, conocíamos los nombres y los rostros y eso me encantó.

También me di cuenta de que la gente no es tan cerrada como me la suelo imaginar. Esto de acercarse a la gente puede ser una buena oportunidad. ¿Cuanta gente podría conocer de Jesús si yo saliera de mi zona de comodidad más seguido? Aún si fuera solo una, creo que valdría la pena. 

Me despido compartiéndoles un video que grabamos en mi universidad por el Día Mundial del Estudiante. Ser parte de la IFES es pertenecer a una gran familia. Es tan lindo saber que oran por nosotros y nosotros también estar en oración por otros países donde al igual que aquí, el Reino de Dios se expande por las universidades.



blog comments powered by Disqus Configuration variables