martes, 20 de octubre de 2015

Día 20: Preguntas


Juego con el lápiz, miro al techo en busca de inspiración, miro al frente para fingir que todo está bajo control, comienzo a mover mi dedo en círculos jugando con mi pelo... pero no, no hay modo alguno en que la respuesta que busco llegue a mi cabeza. Mejor entrego el examen y me voy. Ya afuera, abro el cuaderno y miro las respuestas, me auto-regaño un poco por no haber recordado todo lo que estudié y prometo hacerlo mejor la próxima vez.


¿Se imaginan si esta vida es como el examen y cuando nos morimos se nos permite abrir el cuaderno para ver cuáles eran las respuestas? Ahí nos daríamos cuenta de todo lo que fallamos, lo que hicimos mal, lo que nos faltó de llenar. Pero aquí ya no hay próxima vez, todo se acabó, la nota se escribió con tinta permanente.

Me gustan las preguntas porque cada una abre la posibilidad de contestarla. Las preguntas son al conocimiento como el hambre a la comida. Si no tengo hambre no voy a buscar comida, si no tengo preguntas no voy a buscar conocimiento.

Soy un saco de preguntas lleno a explotar, si me respondo una pregunta surgen unas 10 más. Me gustan las respuestas, pero más allá de ellas, sé que mientras siga haciendo preguntas (dudando, y cuestionando) sabré que hay más. 


31 Días En Busca de la Inspiración Perdida
blog comments powered by Disqus Configuration variables