lunes, 26 de octubre de 2015

Día 26: Terminando cosas


Busqué en mi léxico mental de la lengua castellana la mejor manera de decir "getting things done" para poner eso de título, suena tan bonito en inglés que mi "terminando cosas" quedó corto. Perdón por explicar eso, pero tengo esa manía por intentar explicarlo todo como si a alguien le importara. Por cierto, ¿han leído una novela que se llama "El Tunel", de Ernesto Sabato?
Lamenté darme cuenta de que me parezco al protagonista en tantas cosas. Si alguna vez leen la novela solo léanla hasta la mitad, prefiero pensar que las cosas terminaron de otra manera. ¿Es que soy la ironía en persona? Este post se llama "Terminando cosas" y yo les recomiendo un libro pero solo hasta la mitad, jajaja... perdón por eso.

Pretendan que el post comienza aquí...

Este semestre amo los lunes porque no tengo clases. Armé mi horario estratégicamente para cubrir mi deficit innato de descanso y para recordar que no le vendí mi alma a la universidad. Los lunes soy yo y la universidad es solo una memoria lejana que vuelvo a recordar por la noche nada más. 

El asunto es que hice una lista de cosas por hacer, y me puse a cumplirla punto a punto. De hecho escribir la publicación del día es parte de la lista. Con cada actividad terminada y un visto marcado en el cuadradito, me siento productiva, siento que he hecho algo. Qué retribución más linda cuando uno sabe que cumplió lo que quería.

No es tan difícil planificar un día, pensar en unas pocas cosas que faltan por hacer y terminarlas. Se duerme bien después de haber puesto tantos vistos. ¿Pero, por qué no es así de fácil planificar la vida? Tal vez sí lo es, tal vez si día a día tengo control de mis actividades y no me dejo llevar por cualquier distracción, logre cosas grandes.

Lo que sé es que distraerse y tener días vagos se siente bien solamente durante ese momento, porque llega un día cuando vemos para atrás y lamentamos no haber terminado cosas que comenzamos, no haber logrado cosas que solo nos hubiera tomado un poco de perseverancia pero que ahora es difícil cumplir. Como no me quiero arrepentir mañana de lo que hago hoy, prefiero incluir una dosis de sacrificio en lo cotidiano, hay cosas de las que me privaré con tal de llegar hacia mi meta.

Ya sé que dije que tengo un déficit innato de descanso, creo que es descanso lo que debo sacrificar si quiero vivir por motivos mayores que mi propio bienestar temporal. 

blog comments powered by Disqus Configuration variables