martes, 27 de octubre de 2015

Día 27: Criando fama


Voy caminando de aquí para allá. Parece que nadie observa, pero siempre hay quienes ven. Ven cosas que a veces yo no veo. Ven errores que a veces niego y ven virtudes que no me creo.
No siempre están mirando, pero tienen un concepto de mí. Ven cómo hago las cosas y cuanto esfuerzo e interés pongo en ellas. Ven, ven y ven, y construyen para sí conceptos de quien soy yo.


Soy para ellos lo que han alcanzado a observar de mí. Soy diseñadora o estudiante, soy cristiana o desafiante, soy pensadora o soñadora, soy tímida o media loca, soy conservadora o innovadora, soy perezosa o trabajadora. 
Soy todas esas cosas. Pero pocos pueden ver todas las cosas a la vez. 

Lo que sé es que a veces alguien más debe recordarme cosas que yo olvido de mí misma. Como cuando no hago una tarea de la mejor manera y todos se sorprenden porque dicen que "así no soy yo". Me preguntan: "¿Qué pasó, Anita?" y yo busco excusas aunque no pueda justificarme. 
Que la gente esté tan segura que "yo no soy así" (así de vaga, de irresponsable, de descuidada), me convence de que de verdad no lo soy, y por lo tanto debo actuar de acuerdo a lo que sí soy: soy responsable, dedicada, emprendedora, respetuosa, etc.
El día que la gente no se sorprenda cuando haga algo malo y digan "así es ella", lloraré porque habré perdido valor hacia el resto y hacia mí misma.

Por si acaso me malentendieron... 

No es que haga las cosas por el resto, no es que ellos definan mi valor, pero me lo reflejan y demuestran. No es que quiera jactarme ni pretender ser superior a nadie, solo estoy feliz de que la gente tenga un concepto alto de mí y que yo me sienta responsable de no fallarles. No es que mi actitud solo está en función de no fallar a la gente, lo que de verdad busco es no fallarle a Dios, pero la gente es buen medidor de cómo estoy con Dios.


31 Días En Busca de la Inspiración Perdida
blog comments powered by Disqus Configuration variables