martes, 6 de octubre de 2015

Día 6: Motivos más allá de los motivos


Mientras la rutina universitaria se reanuda, yo me niego a ser rutinaria. Sé que debo asistir a clases y cumplir tareas: pero al menos en el modo que las haré SOY LIBRE. 

Me levantaré sonriendo, me rendiré ante Dios para que Él me guíe. Abriré bien los ojos porque el cielo, las flores, las calles, la gente y otras cosas, no volverán a ser iguales. Hablaré para bien y mirando a los ojos, no me quejaré ni seguiré corrientes porque tengo mente propia y no soy robot. 

Me siento revolucionaria; no más que de costumbre, porque ya es costumbre que quiera revolucionar las cosas. 

Sé que si no leo entre lineas me voy a aburrir pronto de la lectura. Clases día tras día me suena a aburrimiento y encierro, mi pesimismo ya está gritando que las cosas en la U no van a cambiar, que para qué me esfuerzo. 

Siempre está disponible mi avión hacia AnitaLandia, mi mundo de imaginación donde no hay preocupaciones y solo mis ideas conviven conmigo. Allí no hay tiempo, solo la anacrónica felicidad ciega, que olvida que la imaginación puede solamente sostener esa realidad un momento, para después caer. El viaje de vuelta siempre es duro.

Pero no tomaré el vuelo para escapar, permaneceré presente cazando lineas que se olvidan leer. Ver los detalles vivos y no solo masas sólidas inertes. Ver el valor del esfuerzo de cada persona. Sentir latidos de corazón y no solo tareas mecánicas por terminar. Mirar el cielo para recordar la grandeza de Dios. Sonreír porque siempre hay motivos. Escuchar con atención lo que la gente dice. Hablar con más responsabilidad.

Parece que la inspiración se trata de elegir mirar lo correcto y sacar las fuerzas para hacer lo correcto aunque no sienta hacerlo, es un esfuerzo que hay que tomar, porque la motivación a veces se queda dormida. Picasso dijo que la inspiración existe, pero debe encontrarte trabajando. 

A veces solo vemos obras terminadas, pero entre lineas leo que hay gran valor en el proceso. Cada obra terminada quiere decir que hay un autor que no se rindió, que le ganó la lucha a la procrastinación, al desnánimo, a la distracción.





blog comments powered by Disqus Configuration variables