martes, 19 de enero de 2016

El desierto y yo

Todo era novedoso cuando mis viejos zapatos aun eran nuevos y la caminata recién comenzaba. Solo había expectativas, hojas en blanco, y una gran sonrisa idealista en mi rostro.

Varios choques después, estoy aquí. 

Mis zapatos están viejos, mis pies están cansados de caminar. Hice tachones tan fuertes que algunas hojas se rompieron y otras están sujetas con cinta para no caer. La monotonía suele hacerme olvidar que sigo escribiendo mi historia.

blog comments powered by Disqus Configuration variables